El regidor añade que esta inversión se sumará a los cerca de 600.000 euros que el Consistorio ha invertido en este fin en la pasada legislatura. «Tenemos un Plan Director aprobado para ello, que contó con el apoyo unánime de todos los grupos, y queremos continuar con ellos», detalló el alcalde. Contreras señaló que estas obras se centran en la sustitución de antiguas canalizaciones de fibrocemento por otras de materiales más duraderos y que respetan al máximo la calidad de las aguas. Además, se van reduciendo progresivamente las fugas de líquido en estas redes con estas renovaciones, además de mejorarse la presión con la que el agua llega a los domicilios madridejenses. «Hemos cambiado bastantes tuberías, pero no queda por hacer», enfatiza el alcalde.

Contreras añadió que la posibilidad que tiene el Ayuntamiento de destinar estos remanentes a inversiones es una muestra del saneamiento de las arcas municipales. Remarca que, si estuviera el Consistorio sometido a algún tipo de intervención por sus deudas, la Administración del Estado podría obligarle a destinarlo a amortización de débitos. «Estamos cumpliendo los parámetros que nos indican desde el Ministerio de Hacienda, como el cumplimiento del periodo medio de pagos. Hemos contado con una liquidación positiva del presupuesto», resume. El positivo resultado de la liquidación de presupuestos ya ha sido notificado al Estado para preparar la utilización de los remanentes.

Una inversión sostenible. Contreras recuerda que esta derivación de remanentes a inversiones también cumple los criterios sostenibles que ordena la legislación en estos casos. Así, la mejora de redes incide no sólo en un mejor servicio, en una competencia propia del Ayuntamiento, sino que se logra un ahorro significativo tanto por las menores pérdidas de agua como por la aminoración de los costes producidos en averías.

Fuente: La Tribuna de Toledo (miércoles, 4 de mayo de 2016)